Argentina busca recuperar credibilidad en mercados

El canje de los bonos en mora por 20.000 millones de dólares que planea el gobierno de Argentina puede devolverle credibilidad al país y normalizar su situación financiera ante el mundo tras el cataclismo de 2001, señalaron este viernes analistas y consultores.

El canje de los bonos en mora por 20.000 millones de dólares que planea el gobierno de Argentina puede devolverle credibilidad al país y normalizar su situación financiera ante el mundo tras el cataclismo de 2001, señalaron este viernes analistas y consultores.El gobierno de la presidenta Cristina Kirchner anunció que enviará al Congreso un proyecto de ley que autoriza temporariamente a reabrir el canje de 2005.Los detalles de la nueva oferta no se conocen, pero la voluntad de zanjar el caso constituye una señal positiva hacia los mercados.En 2001, Argentina declaró la mayor moratoria de la historia contemporánea al dejar en suspenso deudas por unos 90.000 millones de dólares. Hace cuatro años, ofreció pagar a los tenedores de un 45% a un 75% del valor nominal de sus bonos, una oferta que fue aceptada por un 76,15%.Ahora se trata de dar cabida a quienes se quedaron afuera"Es una medida ampliamente esperada por todo el mundo y marca el camino para terminar de normalizar la situación financiera argentina", opinó Miguel Bein, director del Estudio Bein y Asociados.Desde la mirada gubernamental, el ministro de Economía, Amado Boudou, dijo a la radio La Red este viernes que "esto es un retorno a los mercados de capitales"."Es importante (el canje) en términos de normalización de las cuentas, porque puede devolverle al país la credibilidad para volver a financiarse", dijo Daniel Marx, director de la compañía AGM Finanzas.Boudou estimó en unos 20.000 millones de dólares los bonos que siguen en 'default' (mora) y reveló que la nueva operatoria será administrada por los bancos Barclay's, Citibank y Deutsche."Hay dos características diferenciales respecto de 2005 y son que no se pagarán comisiones a los bancos y habrá un ingreso de dinero fresco para la Argentina", dijo Boudou.Argentina recibirá por la operación nuevos préstamos por unos 1.000 millones de dólares, si se alcanza una adhesión de al menos un 60% de bonistas, según cálculos del ministro.Refiriéndose Boudou a un comunicado contra el canje que difundió la firma NML, uno de los llamados 'fondos buitres' que compran bonos degradados y litigan contra países para cobrar el 100%, el ministro dijo que no "es nada más que una 'bravuconada'".En el comunicado citado por la prensa argentina, NML acusó al gobierno de creer "que puede estrellar a los acreedores a su propia intransigencia"."La justicia de Estados Unidos", recordó Boudou refiriéndose a esos litigios, "ya demuestra un cambio de actitud en esta cuestión y un reciente fallo desechó la demanda de una de esas entidades 'buitres' de embargar fondos del Estado argentino".Al mismo tiempo, destacó que los bancos intermediarios han asegurado al país que canjearán bonos de inversionistas por unos 10.000 millones de dólares."El impacto (del canje) es que ayuda a bajar la tasa de interés del país", agregó Bein, refiriéndose a otro de los potenciales beneficios de la próxima oferta.Sin embargo, Boudou aún no brindó precisiones sobre cómo se normalizarán otros 9.000 millones de dólares que los inversionistas calculan como intereses de la deuda en mora devengados desde 2005."El canje está bien porque va a dar confiabilidad a posibles colocaciones ue se están pensando para el futuro", dijo Orlando Ferreres, director de la consultora Orlando Ferreres y Asociados.Argentina debe afrontar en 2010 vencimientos de la deuda por unos 13.000 millones de dólares, luego de haber cumplido puntualmente con pagos por 20.000 millones este año.Salvo los compromisos pendientes con acreedores privados, Argentina sólo tiene una deuda con el Club de París de potencias prestamistas, por unos 6.500 millones de dólares.Boudou aclaró que Argentina dará "nueva chance (a los 'holdouts' o bonistas rebeldes), pero con condiciones un poquito peores que en el canje anterior", sin dar cifra sobre la quita que se negocia con los bancos.El monto global de la deuda argentina, sin contar la de los 'holdouts' o bonistas rebeldes, supera los 140.000 millones de dólares, que representan un 50% del Producto Interno Bruto.

Más noticias

0 Comentarios