Argentina: crisis abierta en varios frentes por puja gobierno-Banco Central

El gobierno argentino sufrió este lunes un nuevo revés judicial en la disputa por el uso de reservas para pagar deuda con el presidente del Banco Central, Martín Redrado, a quien una jueza ratificó en el cargo contra la voluntad de las autoridades.

El gobierno argentino sufrió este lunes un nuevo revés judicial en la disputa por el uso de reservas para pagar deuda con el presidente del Banco Central, Martín Redrado, a quien una jueza ratificó en el cargo contra la voluntad de las autoridades.La jueza federal José María Sarmiento confirmó por ahora la continuidad en el cargo de Redrado, al extender los plazos procesales de una causa en la que están involucrados el funcionario, el gobierno y la oposición.La magistrada convirtió este lunes un proceso de amparo, de trámite rápido, en un juicio ordinario, de plazos procesales más extensos, y evitó así expedirse sobre una apelación del gobierno para lograr destituir a Redrado.La misma jueza había repuesto en el cargo a Redrado el viernes pasado."Tengo la tranquilidad y herramientas técnicas y profesionales que van a permitir darle a los argentinos estabilidad monetaria y previsibilidad financiera", había dicho más temprano el funcionario al dirigirse a su puesto en el Banco Central.Redrado, quien asumió el cargo en 2004, había sido destituido el jueves por Kirchner por negarse a constituir con reservas del Estado un fondo por USD 6.569 millones para pagar parte de los vencimientos de la deuda de 2010, que totalizan unos USD 13.000 millones.Una apelación ante la jueza Sarmiento permitió al gobernador de la autoridad monetaria retornar a su cargo el viernes, aunque al parecer no cuenta con un apoyo mayoritario entre los miembros del directorio, según la prensa local.A su vez, el gobierno había apelado el sábado contra la restitución del funcionario y esperaba ansiosamente el fallo de la jueza, quien este lunes optó por transformar la causa en un juicio ordinario que seguirá su curso.El enfrentamiento que amenaza con acabar en la Corte Suprema de Justicia es sobre todo una pelea por la potestad del Ejecutivo para el uso de las reservas del país, valuadas en 48.156 millones de dólares a diciembre de 2009."La Argentina necesita imperiosamente salir del 'default', para poder conseguir financiamiento más barato. Ese es el único objetivo para crear el Fondo del Bicentenario (tal su nombre): que Argentina vuelva al mercado de capitales y obtenga tasas más razonables", dijo el lunes la mandataria.El viernes, la magistrada también dispuso suspender el decreto presidencial que disponía la formación del 'Fondo del Bicentenario'.La disputa se extendió al Congreso, donde la oposición procura discutir sobre los decretos gubernamentales 'de necesidad y urgencia' --el que dictó la expulsión de Redrado y el que dispuso el uso de recursos del Tesoro-- en medio de una fuerte pelea con los legisladores del gobernante peronismo.Los congresistas del oficialismo consideran que sólo la presidenta puede convocar al funcionamiento del Parlamento en medio del receso estival.La heterogénea oposición llegó a la mayoría en diciembre tras la derrota del oficialismo en las legislativas de junio pasado."Sería una tropelía legislativa que (los legisladores opositores) intenten autoconvocarse", afirmó el diputado Agustín Rossi, jefe del bloque oficialista.La constitución del 'Fondo del Bicentenario' abrió además una hendija para los tenedores en el extranjero de bonos de la deuda que aún está en cese de pagos desde 2001, ante la posibilidad de que esos recursos puedan ser embargados.El gobierno argentino tiene previsto presentar en los próximos días una oferta para los bonistas que no aceptaron en 2005 la renegociación, por unos 20.000 millones de dólares.La operación de 2005 obtuvo una aceptación de 76% de los bonistas, tras declararse cuatro años antes la mayor moratoria de la historia, por USD 90.000 millones, en medio de la peor crisis económica de las últimas décadas en Argentina.

Más noticias

0 Comentarios