Alemania ya se prepara para sufrir la escasez de mano de obra tras la crisis