Alemania se pliega a una exigencia de la UE para aprobar la venta de Opel

El gobierno alemán aseguró que la ayuda pública que ofrecerá para salvar a Opel es independiente de la identidad del comprador del constructor de automóviles, algo que la Comisión Europea estimaba necesario para aprobar la operación, informó el lunes el ejecutivo comunitario.

El gobierno alemán aseguró que la ayuda pública que ofrecerá para salvar a Opel es independiente de la identidad del comprador del constructor de automóviles, algo que la Comisión Europea estimaba necesario para aprobar la operación, informó el lunes el ejecutivo comunitario.La Comisión, gendarme de la competencia en la Unión Europea (UE), cuestionó el viernes la legalidad de las ayudas prometidas a Opel por Berlín, de un monto de 4.500 millones de euros, en un primer informe sobre su venta al fabricante canadiense Magna y al banco ruso Sberbank.Concretamente, Bruselas halló "indicios significativos" de que el monto acordado no era conforme a las reglas europeas de competencia al estar "sujeto" a la venta de Opel a un comprador "específico", es decir a Magna y Sberbank.La comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, sugirió entonces al ministro alemán de Economía, Karl Theodor zu Guttenberg, que escribiera a Opel y a su casa madre, General Motors, para especificar que la ayuda alemana era independiente de la identidad del comprador.Berlín obedeció enviando sendas letras, aseguró el lunes el portavoz de Kroes."Las autoridades alemanas, tal y como lo pedíamos, han escrito tanto a Opel como a General Motors para explicarles que la ayuda estará disponible independientemente del inversor o el plan de compra", dijo el portavoz Jonathan Todd."Ahora, la pelota está en el campo de las empresas", agregó Todd, explicando que una declaración de ambas confirmando o no su elección "sería positivo".Aún así, el caso no acaba aquí: "Todavía debemos recibir de las autoridades alemanas los detalles precisos de los acuerdos financieros", previno el portavoz.El gobierno alemán no ve "ninguna razón para cuestionar" la venta, indicó por su parte el lunes el portavoz de la canciller, Angela Merkel.Con la operación, todas las plantas alemanas de Opel parecen estar salvadas. En cambio, la fábrica belga de Amberes parece condenada a ser cerrada, mientras que las plantas situadas en Gran Bretaña y España sufrirán fuertes recortes de personal.El comité de empresa de la fábrica de Figueruelas (Aragón, norte de España) rechazó el lunes los planes de Magna, que prevé suprimir 1.300 empleos del total de 7.000 y trasladar una parte de la producción a Alemania.

Más noticias

0 Comentarios