Airbus prueba un aterrizaje "verde", sin motores

A 9.000 metros de altura, con los motores reducidos a potencia cero, el Airbus inicia un silencioso descenso volando como un planeador durante 25 minutos, para efectuar un aterrizaje "verde" en el aeropuerto de Estocolmo.

A 9.000 metros de altura, con los motores reducidos a potencia cero, el Airbus inicia un silencioso descenso volando como un planeador durante 25 minutos, para efectuar un aterrizaje "verde" en el aeropuerto de Estocolmo.Planeando a través del cielo blanco del invierno sueco, el comandante del A321, Henrik Ekstrand, ahorró 300 litros de keroseno a la compañía chárter Novair, lo que permite al mismo tiempo reducir costos y emisiones de CO2.La compañía sueca realizó una serie de diez vuelos experimentales, los primeros en Europa que combinan un aterrizaje con los motores al mínimo y una aproximación "en curva", reduciendo en varios kilómetros el recorrido, fuera de los habituales corredores aéreos.Ese tipo de aterrizaje "verde", que utiliza la navegación por satélite (GPS), se desarrolla mucho en los países nórdicos, sobre todo en Suecia, bajo el impulso de la compañía escandinava SAS y del aeropuerto internacional de Estocolmo-Arlanda."Es muy silencioso, se nota realmente la diferencia en el nivel del ruido. Es mucho más confortable, sin sacudones", dice Mathias Karozski, un alemán de 23 años estudiante de aeronáutica en la universidad de Estocolmo.En enero de 2006, SAS comenzó a practicar esos aterrizajes de bajo consumo en keroseno, que alargan el vuelo unos minutos pero son menos costosos y menos contaminantes en ruido y CO2."Por supuesto, podría volar más rápido. Pero la ganancia de la aproximación verde viene de que se vuela más lentamente", dijo a la AFP el piloto de SAS Ulf Martinsson.El tipo de aterrizaje que practica Novair es más sutil pues combina la ruta más corta de la aproximación por GPS con un aterrizaje menos goloso."Es el comienzo de una evolución de un sistema basado en la reglamentación hacia un sistema basado en la eficacia", declaró Lars Lindberg, presidente de Avtech, la sociedad aeronáutica que dirige el proyecto.Desde junio pasado, la experiencia en varios vuelos de pasajeros permitió economizar un promedio de 165 litros de combustible con diferentes tipos de aparatos.El aeropuerto internacional de Estocolmo-Arlanda, donde ya se registraron más de 2.000 aterrizajes "verdes", se fijó un objetivo de 80% de aterrizajes de ese tipo de aquí al 2012.Otras 17 compañías, como Air France, Nav Portugal, TAP Portugal, Icelandair o Iberia, también experimentaron el aterrizaje "verde", indicó SESAR, el organismo europeo encargado de coordinar el espacio aéreo en Europa.Las compañía aéreas con dificultades económicas están bajo presión para reducir los costos operacionales pero también las emisiones contaminantes.Según el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), el transporte aéreo representa 2% de las emisiones de CO2 y 13% de las emisiones vinculadas al transporte, una proporción en aumento constante.

Más noticias

0 Comentarios