Afganistán: incertidumbre dos meses después de una elección sin resultados

Dos meses después de una controvertida elección presidencial, sin resultado oficial aún y sobre la que planea la sospecha de fraude masivo, las autoridades electorales afganas siguen debatiendo si habrá o no una segunda vuelta.

Dos meses después de una controvertida elección presidencial, sin resultado oficial aún y sobre la que planea la sospecha de fraude masivo, las autoridades electorales afganas siguen debatiendo si habrá o no una segunda vuelta.Según diplomáticos en Kabul, desde hace varios días los políticos afganos y representantes occidentales están enfrascados en activas negociaciones para evitar una segunda vuelta que podría desestabilizar aún más al país, ya fragilizado por la creciente insurrección armada.La elección del 20 de agosto estuvo marcada por numerosas acusaciones de fraude masivo, sobre todo contra el presidente saliente Hamid Karzai.Según resultados preliminares, Harzai encabeza con 54%,6 de los votos contra 27,8% de su principal rival, el ex ministro de Exteriores Abdulá Abdulá.Harzai necesitaría 50% mas uno de los votos para ser declarado vencedor. Si no es así, sería necesaria una segunda vuelta.Una vez terminadas las investigaciones sobre los fraudes, la Comisión de quejas electorales (ECC), organismo apoyado por la ONU, publicará sus recomendaciones con el objetivo de 'limpiar' de votos fraudulentos los resultados preliminares.Estas recomendaciones, bajo la forma de tres "órdenes", serán enviadas a la Comisión independiente electoral (IEC), encargada del anuncio oficial de los resultados y considerada como partidaria de Karzai.La Comisión de quejas envió este sábado a la IEC sólo dos órdenes de las tres que estaban previstas, según fuentes diplomáticas.Al parecer la IEC rechazó las órdenes, ya sea para ganar tiempo y poder así terminar las negociaciones en curso, o bien porque las cifras de Karzai eran muy bajas, según una de las fuentes.El gabinete del presidente anunció que el viernes éste había hablado con la secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton, con el primer ministro británico Gordon Brown, con el secretario general de la ONU Ban Ki Moon y con el presidente paquistaní Asif Alí Zardari.De su lado, Abdulá, según su portavoz, conversó con Hillary Clinton y se reunió con el senador estadounidense John Kerry.En Kabul se encuentran también el canciller francés Bernard Kouchner y el Aga Khan, líder de una secta musulmana que representa 6% de los electores y uno de los hombres más ricos del mundo.El ex embajador estadounidense en Irak y en Afganistán, Zalmay Khalilzad, también se reunió con Karzai y Abdulá, iniciativa interpretada por diplomáticos como una tentativa de convencer a los dos de que se integren en un gobierno de unión nacional.Esta semana, Abdulá, que había reiterado no entraría en un gobierno de Karzai si éste fuese reelegido gracias a un fraude, parecía haber moderado su posición.Para Harún Mir, del Centro afgano de investigaciones y de estudios políticos, Abdulá podría convertirse en el "secretario general del gobierno" de unión, nueva función creada por Karzai y que los occidentales desean desde hace tiempo se haga efectiva.De sólo 48 años, Abdulá Abdulá se creó una imagen de líder político durante la campaña electoral."Abdulá, en posición de fuerza, está dispuesto a un compromiso", afirmó Mir.Según un representante occidental allegado a las negociaciones, las conversaciones se centran en saber si la constitución afgana permite la formación de un gobierno de unión no elegido para evitar una segunda vuelta.Según la constitución, una segunda vuelta debe llevarse a cabo dos semanas después del anuncio del resultado. De todas maneras, deberá ser organizada antes de que la nieve deje incomunicadas a numerosas regiones del país.

Más noticias

0 Comentarios