Aerolíneas Vengativas

Debido a una nueva regulación federal, a partir del próximo 29 de Abril las aerolíneas no podrán mantener a los pasajeros atrapados dentro de un avión en la pista de despegue por más de tres horas. Si la espera llegara a ese límite, la aeronave deberá regresar al terminal para desembarcar a los pasajeros, permitiéndoles continuar la espera de manera más cómoda y con acceso a agua, baños, computadoras, etcétera. De no hacerlo, la compañía aérea podría ser multada hasta $27,500 por pasajero. En un avión lleno, eso podría representar $4 millones de multa… en un solo vuelo.

Los retrasos son a veces inevitables y están fuera del control de la aerolínea, como cuando hay mal tiempo. Pero la regulación fue aprobada debido al abuso y a la falta de consideración que con frecuencia se trata al viajero por errores que cometen las empresas mismas y no el cliente. 

 De hecho, el límite de tres horas fue impuesto luego de que el año pasado un vuelo fuera desviado a un pequeño aeropuerto en Rochester, Minnesota, debido a problemas técnicos y a los pasajeros se les obligara a permanecer en el avión toda la noche. A la tripulación en la aeronave se le había vencido sus horas máximas de trabajo y había que esperar a una nueva tripulación para que continuara el vuelo. Adicionalmente, un trabajador en el terminal se negó a permitir que desembarcaran los pasajeros porque no había quién se haga cargo de ellos... hasta luego del amanecer.  

 Pero aunque el plazo de espera de tres horas dentro del avión es interminablemente desesperante –especialmente si hay niños abordo-  a las aerolíneas les ha parecido mal la nueva regulación. Es más, están amenazando con cancelar directamente cualquier vuelo que pudiese sobrepasar las tres horas de límite, antes de arriesgarse a tener que retornar el avión al terminal ó pagar la multa. “Esto es lo que vamos a hacer: vamos a cancelar el vuelo”, le dijo el Presidente de Continental Airlines, Jeff Smisek, al diario Wall Street Journal, antes de llamar a la nueva regulación “estúpida”.

  Las compañías aéreas han demostrado ser capaces de cancelar vuelos en masa. El mes pasado, ante las nevadas que afectaban a numerosas partes del país, cancelaron 34 mil vuelos.

 Pero analistas de la industria creen que la actitud matona de las aerolíneas es pura pose. Primero, las empresas pueden planear un horario de vuelos más realista. Segundo, pueden planear mejor el número de horas que una tripulación puede trabajar según regulaciones federales, evitando que se le cumpla la cuota máxima cuando están en espera para el despegue. Cuando esto ocurre, una nueva tripulación debe ser traída y el retraso aumenta en horas.

 Finalmente, las compañías aéreas no deberían perder de vista dos cosas:

 -       En Europa se multa a las aerolíneas no solo por retrasos de más de tres horas (estén los pasajeros en el avión o no); también se les multa por cancelar vuelos. No vaya a ser que en Estados Unidos se haga lo mismo y les salga el tiro por la culata.

 -       Las cancelaciones de vuelos son relativamente raras y el público tiene un arma letal contra ellas: Si una aerolínea cancela muchos vuelos…el pasajero puede  viajar por otra aerolínea más seria.

Más noticias

0 Comentarios