Acusado de planear atentados se declarará culpable

Ferdaus se declararó culpable de dos cargos federales relacionados con un presunto plan para atentar contra el Pentágono y el Capitolio.

El estadounidense, Rezwan Ferdaus, acusado de planear atentar contra Pentágono y Capitolio, se declarará culpable de dos cargos de terrorismo por los que podría servir 17 años de prisión, informaron fuentes judiciales.

Ferdaus ha aceptado declararse culpable de dos cargos federales relacionados con un presunto plan para atentar contra el Pentágono y el Capitolio con un avión a control remoto cargado de explosivos C-4.

Según los documentos enviados al tribunal federal de Massachussets, a los que tuvo acceso la cadena ABC, Ferdaus ha aceptado declararse culpable de intento de proveer apoyo material a terroristas e intentar dañar y destruir edificios federales con explosivos.

El acusado, de 27 años, cumplirá 17 años de prisión y 10 años de libertad supervisada, si el acuerdo es aceptado por un juez federal en Boston.

Ferdaus, graduado en Física por la Northeastern University en Boston, fue arrestado en septiembre del pasado año cerca de la capital de Massachusetts después de una larga investigación del FBI en la que participaron varios agentes encubiertos que se hicieron pasar por supuestos miembros de Al Qaeda.

Ferdaus habría obtenido y modificado teléfonos móviles para ser utilizados como detonadores de artefactos explosivos de fabricación casera, que proporcionó a varios agentes encubiertos del FBI al creer que se usarían contra soldados estadounidenses en el extranjero.

El joven contó a los agentes encubiertos que se había radicalizado a través de internet.

En conversaciones grabadas a partir de enero, Ferdaus reconoció presuntamente a un testigo que planeaba atacar el Pentágono con aviones a control remotos cargados con explosivos y guiados por GPS.

En abril, el acusado incluyó el Capitolio entre sus objetivos y al mes siguiente viajó a Washington para tomar fotos de los objetivos y de los sistemas de vigilancia.

El FBI le arrestó después de que consiguiera rifles AK-47, granadas y explosivos C-4 que pretendía utilizar en los ataques. Las autoridades aseguraron que los ciudadanos no corrieron peligro en ningún momento ya que los explosivos habían sido supervisados por los agentes encubiertos.

Ferdaus fue acusado de conspirar contra edificios federales y también de intentar proveer apoyo material y recursos a Al Qaeda para perpetrar ataques contra soldados estadounidenses en el extranjero.

Más noticias

0 Comentarios