Acuerdo de Copenhague, sin ambición y pactado entre pocas potencias (prensa)

La prensa mundial criticó el domingo que la Conferencia de Copenhague sobre el clima concluyera con un acuerdo mínimo, elaborado a puerta cerrada por un puñado de potencias ricas y emergentes que marginaron a los países en desarrollo y asestaron un golpe a la ONU.

La prensa mundial criticó el domingo que la Conferencia de Copenhague sobre el clima concluyera con un acuerdo mínimo, elaborado a puerta cerrada por un puñado de potencias ricas y emergentes que marginaron a los países en desarrollo y asestaron un golpe a la ONU."La lucha contra el cambio climático queda congelada", titulaba en portada el diario español El Mundo, en tanto que El País acusaba en su primera página a Estados Unidos "de imponer al mundo su ley ante el cambio climático".El presidente estadounidense Barack "Obama resuelve con China la cumbre sin contar con Europa", agregaba El País, que en su editorial, titulado "la cumbre parió un ratón", lamentaba que "el acuerdo de mínimos de Copenhague ni siquiera fijara objetivos de reducción de emisiones".Las páginas editoriales de la prensa de Estados Unidos se mostraron duras el domingo especialmente con su presidente, recientemente galardonado con un Nobel de la Paz.The Washington Times arremetió contra las "fracasadas" discusiones de la Conferencia y se refirió al viernes, la última jornada de la cumbre, como "el día frío de Obama en Dinamarca"."El acuerdo prometido (...) fue un anticlímax", señaló el Times. "El tan promocionado acuerdo no promete casi nada, más allá de un fondo de 100.000 millones de dólares para dictadores del Tercer Mundo para 'adaptarse al cambio climático', que probablemente incluya la compra de mansiones en el sur de Francia", agregó.Por su parte, The Washington Post dijo que el acuerdo "no es audaz" y señaló que aún deben fijarse muchos detalles, pero saludó como "un paso importante" el compromiso de los países en desarrollo a un régimen de verificación.En un editorial publicado este domingo, el líder cubano Fidel Castro arremetió contra "el caos político" que reinó y el "trato humillante" al que fueron sometidos muchos jefes de Estado.La negociación de Obama y un grupo de países "era una iniciativa antidemocrática y virtualmente clandestina", opina en el artículo de Juventud Rebelde el ex presidente, alejado del poder desde julio de 2006 por una crisis de salud, quien ha escrito varios artículos los efectos del cambio climático.El francés Le Monde, que titulaba "El fracaso de Copenhague o los límites del gobierno mundial", coincidía en señalar que "negociado en su versión final sobre todo entre China y Estados Unidos, el acuerdo consagra la marginación de la Unión Europa" y que la reunión "ilustró la creciente fuerza de China"."Los dirigentes del mundo no estaban dispuestos, llegado el momento, a realizar un acuerdo", observaba el Berlingske Tidende de Dinamarca, país organizador de la cumbre.Pero "lo más doloroso ha sido observar que era inútil pedirle alguna ayuda a la ONU", cuyo secretario general, Ban Ki-moon, estaba "más interesado, durante la conferencia de prensa final, en contar lo poco que pudo dormir y comer durante las últimas 24 horas que en tomar el liderazgo", añadía el diario conservador danés.El Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung destacaba por su parte que los países en desarrollo "utilizan el cambio climático para reclamar cada vez más dinero" a los ricos. Copenhague ha sido el escenario de "una lucha de la redistribución entre el primer y el tercer mundo", añadía.

Más noticias

0 Comentarios