Acción de Greenpeace contra un transporte de uranio hacia Rusia

Un militante de la organización ecologista Greenpeace se encadenó el domingo a la vía férrea en el puerto de Cherburgo (noroeste) para impedir la llegada de un tren con uranio que debe ser cargado en un buque con destino a Rusia, comprobó un corresponsal de la AFP.

Un militante de la organización ecologista Greenpeace se encadenó el domingo a la vía férrea en el puerto de Cherburgo (noroeste) para impedir la llegada de un tren con uranio que debe ser cargado en un buque con destino a Rusia, comprobó un corresponsal de la AFP.Un navío con bandera de Malta es esperado en las próximas horas en Cherburgo donde debe embarcar una carga de uranio empobrecido procedente de la fábrica Areva de Pierrelatte (Drome, sureste) para transportarlo a Rusia, confirmó el domingo Areva, empresa francesa líder mundial en la energía nuclear.La organización ecologista Greenpeace pide una moratoria en las exportaciones de uranio hasta que no hayan concluido las investigaciones encargadas por el ministro del Medio ambiente francés, Jean-Louis Borloo, sobre el futuro de estas exportaciones hacia Rusia."El tren debe llegar esta noche a Cherburgo y el barco, Kapitan Lus, es esperado el lunes en la mañana a las 7h00", afirmó a la AFP Yannick Rousselet, encargado de los asuntos nucleares en Greenpeace, quien se encadenó en la vía férrea en Cherburgo, cerca de la estación marítima.Rousselet es el representante de Greenpeace en el seno del Alto comité para la transparencia y la información sobre la seguridad nuclear (HCTISN) encargada por el ministerio del Medio ambiente de investigar sobre los flujos de uranio."Si se admite que este comité juega un verdadero papel debe dejársele hacer su investigación, o bien se están burlando de todo el mundo si no se esperan sus resultados", estimó el representante de Greenpeace, apoyado por unos treinta militantes."Queremos que este asunto se plantee a nivel político (...) Areva y EDF (compañía de Electricidad de Francia) mienten cuando dicen que lo nuclear es reciclable y que envían a Rusia materias que son luego valorizadas y repatriadas a Francia. En realidad la inmensa mayoría de esas materias es abandonada alla", añade el responsable de Greenpeace.Según un informe citado por Greenpeace "desde 2006, 33.000 toneladas de uranio han sido exportadas hacia Rusia (de ellas 23.540 toneladas de uranio empobrecido) y sólo 3.090 toneladas han sido reexpedidas a Francia".De su lado Areva explica que el uranio empobrecido es enviado a Rusia para ser enriquecido nuevamente y reexpedido a Francia, donde servirá para fabricar combustible nuclear."En Francia no disponemos aún de la tecnología para enriquecer de nuevo el uranio", por eso se le envía a Rusia, explicó el director de transportes de Areva, Henri-Jacques Neau.

Más noticias

0 Comentarios