Abu Dabi se tiñe de "rojiblanco" y "blaugrana" ante final de Mundial de Clubes

La final del Mundial de Clubes de fútbol de la FIFA, el sábado, entre Estudiantes de La Plata y FC Barcelona, atrajo a la capital emiratí a miles de hinchas de ambos equipos, que han cambiado la tónica y el colorido de la dinámica ciudad por unos días.

La final del Mundial de Clubes de fútbol de la FIFA, el sábado, entre Estudiantes de La Plata y FC Barcelona, atrajo a la capital emiratí a miles de hinchas de ambos equipos, que han cambiado la tónica y el colorido de la dinámica ciudad por unos días.No sólo se hacen ver y escuchar en los estadios, por donde uno vaya se topa con ellos, y por ahí hasta le dedican algún cántico. De los de salón, claro está.La pregunta que flota en el aire es: "¿cómo hace para viajar tanta gente en las circunstancias actuales?".Argentina sufre una crisis económica endémica desde hace ya varios años. Con el aparato productivo desbaratado, el otrora pujante país sudamericano parece haber tocado fondo hace tiempo y no se vislumbra una reactivación rápida.Sin embargo se calcula en más de 3.000 el número de hinchas de Estudiantes llegados, eso sí, procedentes de varios puntos del mundo.En España, tras reventar la burbuja inmobiliaria, uno de los fenómenos de especulación financiera más grotescos de la Europa actual, y con la crisis internacional generalizada, sólo se habla de recesión.En particular, se destaca la retracción en el gasto de la población en época navideña y, sin embargo, en Abu Dabi los "blaugrana" pululan por doquier.Pablo y Mariana escapan bastante a la media, o mejor dicho, se encuentran en un punto medio. Este matrimonio de argentinos recién entrado en la cuarentena vive en Cataluña junto a sus hijas de 9 y 8 años.Son platenses y fanáticos de Estudiantes desde la infancia, pero en España simpatizan con el equipo "culé". Con sus camisetas "albirrojas", eso sí, la familia en pleno voló hasta Abu Dabi."Los de Estudiantes que vinieron son gente de dinero, a la que no le afecta la crisis. Muchos profesionales acostumbrados a viajar una vez al año por lo menos, o muchachos que vienen gracias al apoyo de la familia", comenta Mariana.Pablo ironiza: "nosotros, fijate, jugamos una final cada cuarenta años, no nos la íbamos a perder. Pero, en España es algo de lo que hace poco, de golpe, se empezó a hablar. Claro, es el único título que se le escapa al Barça. Por eso se vino toda esta gente de golpe"."Nosotros nacimos en el 68, el año de la primera Copa, por lo que significa mucho y buena parte de la leyenda mítica familiar de cada uno", añade Mariana.Pero, por todas partes se destacan los fanáticos de uno u otro equipo. Hasta en el 'lobby' del hotel Emirates Palace, el de siete estrellas, donde el precio de una habitación oscila entre los 700 y 10.000 euros diarios, este jueves había hinchas del equipo catalán."Estamos conociendo. íEsto es algo impresionante! (refiriéndose al lujoso y descomunal palacio arábigo de la "Corniche" de Abu Dabi). Nosotros estamos alojados en un hotel normal en la parte turística... ¿El sábado? íHombre, está chupado! El Barça es el mejor equipo del mundo y lo va a demostrar", dice Pau, un barcelonés de 32 años.En los muy frecuentados bares de los hoteles occidentales, además de los turistas habituales, muchos financieros locales vestidos con 'dishdasha' y tocados con 'koufia', y cortesanas de origen muy variopinto, la nueva especie es el 'fan', "culé" o "pincharrata", tanto da.Por el momento, parecen convivir en paz entre ellos. El sábado por la noche las cosas pueden cambiar.Pero, el lunes todo volverá a la normalidad en Abu Dabi, como el tránsito caótico y desenfrenado de taxis y todoterrenos, en particular, por las avenidas amplias e interminables en una ciudad donde no se puede implantar un tren subterráneo porque en el subsuelo sólo hay petróleo.Las obras interminadas de rascacielos seguirán su actividad, posiblemente para la edición 2010 del torneo estarán terminadas, pero seguramente habrá otras nuevas, así como diferentes camisetas...

Más noticias

0 Comentarios